Sombreros Panamá

Los sombreros Panamá son sombreros hechos con las hojas trenzadas de la palmera toquilla o paja-toquilla y también son conocidos como sombreros de paja-toquilla o simplemente panamás.

Los primeros sombreros de este tipo fueron fabricados en Ecuador y actualmente su gran mayoría sigue fabricándose en Ecuador aunque existen numerosos países latinoamericanos que también los confeccionan. En la ciudad maya de Bécal, Campeche, México, la fabricación del sombrero Panamá es su principal actividad artesanal. En Colombia también se lo confecciona siendo el sombrero aguadeño ei más conocido.

El nombre sombrero Pananá surge del momento de la construcción del Canal de Panamá (1904-1914), desde donde se importaron de Ecuador millares de estos sombreros para el uso de los obreros de la construcción. El presidente norteamericano Theodore Roosevelt usó uno de estos sombreros cuando visitó el Canal de Panamá en 1906.

La ciudad ecuatoriana de Cuenca, capital de la provincia del Azuay, es la principal productora de sombreros Panamá mientras que la ciudad de Montecristi, provincia de Manabí, tiene la fama de fabricar los sombreros Panamá de mejor calidad, de allí que también se los conozca como sombreros Montecristi. El héroe revolucionario ecuatoriano Eloy Alfaro financió su revolución con la exportación de estos sombreros desde la ciudad de Montecristi. Otros nombres comunes con los que se los conoce son jipijapa, por la ciudad de Jipijapa o toquilla que es un sombrero usado por los españoles durante la conquista.

Fue durante el S.XIX y principios del S.XX que el sombrero Panamá se hizo famoso y fue glorificado por numerosos personajes, como Napoleón III, Eduardo VII, Winston Churchill, Frank Sinatra y Humphrey Bogart.

Su nivel de calidad y la manera de determinarla, es un asunto de variadas controversias aunque la forma más aceptada es contar la cantidad de fibras por pulgada cuadrada considerándose de mala calidad los que tengan menos de 300 fibras por pulgada cuadrada y siendo los de mejor calidad aquelloss que tengan entre 1600 y 2000 fibras por pulgada cuadrada, y en consecuencia,  también los más caros.

Historia, artesanía y estilo son las características de este sombrero que es un sello de identidad absolutamente ecuatoriano, aunque se lo conozca con el nombre de otro país.

www.ecuador.com.ar ©

Artesanías

La artesanía ecuatoriana ocupa un lugar de importancia dentro de la economía del país y a la hora de promocionarlo en el exterior.

Producto de la gran diversidad que tiene Ecuador son de lo más variadas los tipos y formas de artesanías que se desarrollan en el país, desde la Amazonia hasta las islas Galápagos.

Los sombreros Montecristi, también conocidos como sombreros Panamá, son elaborados, en su mayoría, en forma artesanal y para ello se utiliza la fibra de la palmera toquilla. Se dedican a su elaboración artesanos del sur de la Sierra y de ciertos lugares de Manabí.

Los indios Otavalo, quienes viven en la parte septentrional de la región interandina, se distinguen por sus habilidades en la industria textil. Son características sus artesanías de coloridas combinaciones destacándose los tapices y las alfombras. En Otavalo se encuentra el amtiguo Mercado de Otavalo, que se remonta a épocas pre-incaicas. En este mercado se pueden encontrar productos de los más diversos tales como utensilios domésticos, ponchos y cuerdas de cáñamo hasta sal, tan apreciada en los Andes. Pero sin dudas son las artesanías textiles las más vistosas y coloridas que llaman la atención de sus visitantes.

Existen en Ecuador excelentes orfebres que trabajan con gran calidad el oro y plata. Sus diseños derivan del arte precolombino y son característicos los de Otavalo y otros parajes de la Sierra.

Al noreste de Quito, en la provincia de Pichincha, se encuentra Calderón, pueblo conocido por sus artesanías hechas de mazapán. Son pequeños objetos pintados de vivos colores que representan pesebres, personajes autóctonos o animales.

Al suroeste de Ibarra, se encuentra Cotacachi, provincia de Imbabura, y es famosa por la elaboración de sus excelentes artículos de cuero, al igual que Ambato, capital de Tungurahua.

También muy cerca de Ibarra, en La Experanza y Zuleta se elaboran bordados muy finos de vivos colores.

En Pujilí, provincia de Cotopaxi, la principal artesanía es la cerámica pintada y vidriada.

Muy cerca de Ambato está San Pedro de Pelileo, en donde se encuentra la comunidad de indios Salasacas, especialistas en tapices realizados en lana y cabuya.

San José de Chimbo, muy cerca de Guaranda, es conocido por la elaboración de guitarras.

Guano, cerca de Riobamba, es conocido por ser un centro artesanal de tejidos de lana. Muy cerca se encuentra Guamote, famoso también por sus artículos confeccionados en lana y cabuya. También Alausi es otro centro de artesanías y tejidos, ubicado a dos horas de la vieja capital.

Entre otras artesanías se encuentran vasijas cerámicas, objetos de mármol y piezas de madera.

La artesanía ecuatoriana es una importante actividad que tiene, aún hoy, una vital importancia en la economía del país, dándoles trabajo a más de 200.000 familias y asimismo es una excelente forma de promocionar Ecuador y su cultura.

www.ecuador.com.ar ©