Sombreros Panamá

Los sombreros Panamá son sombreros hechos con las hojas trenzadas de la palmera toquilla o paja-toquilla y también son conocidos como sombreros de paja-toquilla o simplemente panamás.

Los primeros sombreros de este tipo fueron fabricados en Ecuador y actualmente su gran mayoría sigue fabricándose en Ecuador aunque existen numerosos países latinoamericanos que también los confeccionan. En la ciudad maya de Bécal, Campeche, México, la fabricación del sombrero Panamá es su principal actividad artesanal. En Colombia también se lo confecciona siendo el sombrero aguadeño ei más conocido.

El nombre sombrero Pananá surge del momento de la construcción del Canal de Panamá (1904-1914), desde donde se importaron de Ecuador millares de estos sombreros para el uso de los obreros de la construcción. El presidente norteamericano Theodore Roosevelt usó uno de estos sombreros cuando visitó el Canal de Panamá en 1906.

La ciudad ecuatoriana de Cuenca, capital de la provincia del Azuay, es la principal productora de sombreros Panamá mientras que la ciudad de Montecristi, provincia de Manabí, tiene la fama de fabricar los sombreros Panamá de mejor calidad, de allí que también se los conozca como sombreros Montecristi. El héroe revolucionario ecuatoriano Eloy Alfaro financió su revolución con la exportación de estos sombreros desde la ciudad de Montecristi. Otros nombres comunes con los que se los conoce son jipijapa, por la ciudad de Jipijapa o toquilla que es un sombrero usado por los españoles durante la conquista.

Fue durante el S.XIX y principios del S.XX que el sombrero Panamá se hizo famoso y fue glorificado por numerosos personajes, como Napoleón III, Eduardo VII, Winston Churchill, Frank Sinatra y Humphrey Bogart.

Su nivel de calidad y la manera de determinarla, es un asunto de variadas controversias aunque la forma más aceptada es contar la cantidad de fibras por pulgada cuadrada considerándose de mala calidad los que tengan menos de 300 fibras por pulgada cuadrada y siendo los de mejor calidad aquelloss que tengan entre 1600 y 2000 fibras por pulgada cuadrada, y en consecuencia,  también los más caros.

Historia, artesanía y estilo son las características de este sombrero que es un sello de identidad absolutamente ecuatoriano, aunque se lo conozca con el nombre de otro país.

www.ecuador.com.ar ©